Balonmano.

Aquí tenéis el enlace a un partido de la selección española de balonmano del Mundial 2013 que se disputó en España. Se enfrentan las selecciones de España y Hungría. Quiero que lo observéis detenidamente y contestéis a las siguientes preguntas analizando el equipo español:

1- Enumera y explica 5 reglas básicas del balonmano. (1 punto)

2- Dime el número de cada jugador y qué posición ocupa en el campo (central, laterales, extremos, pivote y portero). Explica las características físicas y técnicas que deben tener cada uno de ellos, así como las acciones más comunes que suelen realizar en el partido. (1 punto)
3- Dibuja  el terreno de juego con las medidas del campo y coloca a cada jugador con su número en la posición que ocupa. (1 punto)
4- Cómo se coloca la defensa y por qué crees que lo hacen de esta manera. Dime dos sistemas defensivos en balonmano y explícalos. (1 punto)

Busca la información que necesites en los apuntes de clase o en internet y pincha en el siguiente enlace para ver el vídeo y contestar a las preguntas:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/mundial-de-balonmano/mundial-balonmano-grupo-espana-croacia/1670538/

Después de leer el texto que aparece debajo de las preguntas contesta a las actividades 5 y 6:

5- ¿Por qué los jugadores notaban presión antes de comenzar el partido? ¿Qué es la Caja Mágica?¿Quién visitó a la selección antes del partido?¿Cómo han apodado a los jugadores de la selección española de balonmano? (1 punto)

6- Analiza la siguiente frase, “los jugadores ganan partidos, pero los equipos ganan campeonatos”. (1 punto)

Y LA CAJA MÁGICA RUGIÓ.

BLOG DE ALBERT ROCAS. EXTREMO DE LA SELECCIÓN ESPAÑOLA.

Ayer era uno de los día señalados en el calendario para nosotros, había una mezcla de tensión e ilusión en el ambiente de la concentración, sabíamos que era importante ganar para conseguir tener opciones de cara a quedar primeros de grupo. [Hungría 22-28 España]

Rocas-blog

Vamos a ponernos en antecedentes: El día anterior al partido ya estábamos con el gusanillo en el estómago esperando a que llegara el gran día. Por la mañana estuvimos preparando el partido en el entrenamiento, y ya se notaba que era un día diferente porque vino mucha gente a vernos, entre ellos un gran grupo de niños. Se palpaba por las preguntas de la prensa que había muchas ganas de ver un partido de los grandes en la Caja Mágica. Por la tarde tuvimos un rato libre, yo aproveché como siempre para pasarla en casa con mi mujer y mi hijo.

Estuvimos pasando una tarde relajada jugando a escondernos y mientras jugábamos íbamos viendo las evoluciones de los partidos que daban en Teledeporte, que como ya he dicho nos ha sorprendido a todos por la cantidad y la calidad de los contenidos, los programas especiales,  balonmano las 24 horas, ¡nuestro sueño hecho realidad! Después volví al hotel y vimos un vídeo de los húngaros; había que tener listo todo lo que había que hacer durante el partido.

En el desayuno del día de partido ya estuvimos hablando sobre las cosas del mismo, cada uno visualizando lo que quería hacer durante el encuentro, y recibimos la visita de Don Vicente del Bosque; la verdad es que fue una sorpresa para todos. Fue muy amable con nosotros y nos dio la fuerza y motivación necesarias para afrontar el partido. Uno siempre escucha con atención a la gente que ha hecho nuestro deporte tan grande y él es uno de ellos.

Y llegó la hora… Después de la siesta nos fuimos para la Caja Mágica. Era el momento; todo estaba preparado; la gente había venido, muchos incluso después de muchas horas de viaje, para ver el primer gran partido del Mundial. Y ahí estábamos, charlando en el vestuario como todos los días pero con un punto de nerviosismo por lo que venía. Recuerdo la sensación de cuando salimos al campo, la gente aplaudiendo. Fue especial; un día de esos que se recuerdan en tu carrera deportiva. Todo el mundo estaba allí, se había cumplido el objetivo, la Caja Mágica estaba a tope para la ocasión, y el ‘speaker’ como siempre intentando meter a la gente en el partido.

Empezó el partido y estuvimos nerviosos en la primera parte. Nos pesó un poco la responsabilidad de no querer defraudar a toda tu gente, pero una vez quitado ese peso el grupo se transformó y demostró que somos un equipo de 16 jugadores. Todo el mundo aportó su granito de arena, todos a una para conseguir la victoria, eso es lo que hace grande a un equipo, como dije ayer. Los jugadores ganan partidos pero los equipos ganan campeonatos.

Ayer, mención especial para jugadores que habían jugado menos estos días y que solventaron el partido, como Carlos Ruesga, Antonio García o Ángel Montoro. Mañana será seguro el turno de otros, esto es lo que hace grande al equipo. Y la Caja Mágica rugió, se volcó con nosotros, supo sufrir en los momentos delicados y supo disfrutar de los mejores momentos con el equipo, una sintonía que a buen seguro volveremos a necesitar contra Croacia. El ambiente solo se puede describir en una palabra Mágico, como la Caja. Cuando vas a jugar fuera siempre quieres que llegue un momento como este y poder disfrutar con tu público de lo mismo que ves en otros paises y ayer fue así.

Poco quedar por decir, esto es muy largo y sólo acaba de comenzar. Todavía queda mucho campeonato y el partido contra Croacia es importantísimo, no es lo mismo quedar primero que segundo, tanto para octavos como para cuartos, en caso de pasar, y todos lo sabemos, así que, ¡hay que ir a por todas!

Por último, quiero desde aquí agradecer a toda la gente que nos manda ánimos desde cualquiera de las formas posibles. Se os agradece todo el cariño, y creo que hablo en nombre de todos cuando digo que nos hemos quedado fascinados por todas las muestras de afecto recibidas. En fin, vamos paso a paso y partido a partido y a ver qué nos depara este Mundial. El equipo está con confianza y con ganas de gustar. Vamos para arriba, pero siempre con la cabeza fría y los pies en suelo. Todos sabemos como es el deporte y ahora más que nunca hay que prepara a conciencia el siguiente partido y empezar de 0 una vez más. ¡Vamos, ‘Hispanos’!

Baloncesto.

Aquí tenéis un vídeo de un partido de la liga femenina de Baloncesto: Mann Filter Zaragoza-Perfumerías Avenida. Observadlo detenidamente fijándoos en el equipo con camiseta azul y buscad información en los apuntes de clase o en internet  para contestar a las siguientes preguntas:

1- Enumera y explica 5 reglas básicas del baloncesto. Dibuja el terreno de juego con las diferentes líneas y a qué distancia está cada una. (1 punto)

2- Anota el número de cada jugadora y dime en qué posición juega (base, escolta, alero, pívot). Explica las características físicas y técnicas que tienen cada una de ellas, así como las acciones más comunes de partido que suelen hacer. (1 punto)
3- Dónde está situado el marcador que indica la posesión de juego (24 segundos). Explica para qué sirve. (1 punto)
4- Explica en qué consiste el tiempo muerto, cuándo se concede y cuánta duración tiene. (1 punto)

Pincha en el enlace para ver el partido:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/baloncesto-femenino/

Contesta a las siguientes preguntas sobre el texto que aparece a continuación:

5- ¿De dónde era originario Manute Bol? ¿Qué lo hacía diferente al resto de jugadores de baloncesto de la NBA? (1 punto)

6- ¿Qué quiere decir que tenía una fisionomía singular? ¿Por qué crees que sorprendió a todo EEUU la anécdota del león? (1 punto)

EL GIGANTE DE LAS PIERNAS DE ALAMBRE.

http://historiasdeldxt.blogspot.com.es/2011/04/manute-bol-el-gigante-de-las-piernas-de.html

Con sus 231 centímetros de estatura ha sido, junto al rumano George Muresan, el jugador más alto de la historia de la NBA. Extremadamente delgado (apenas pesaba 90 kilos), las piernas de Manute Bol parecían finos alambres a punto de quebrarse. Tras sufrir mil y un avatares en pos del sueño americano, logró hacerse un hueco en la mejor liga de baloncesto del mundo. Consiguió fama, dinero y el cariño de todos, especialmente en su Sudán natal, país por el que luchó hasta los últimos días de su intensa y sorprendente vida. Pero el destino no fue benévolo con él, y murió joven, enfermo y arruinado.

A mediados de los años 80 la fotografía de un peculiar jugador de baloncesto dio la vuelta al mundo. Era la imagen de un chico de color con la camiseta número 10 de la modesta Universidad de Bridgeport (Connecticut). Tenía cara de niño y era largo, muy largo, de cuerpo infinito, como no se había visto antes. En la imagen -la primera que podéis ver debajo de estas líneas- el chico, de nombre Manute Bol, originario de una tribu de Sudán, levanta sus brazos para, sin despegar los pies del suelo, llegar prácticamente a la altura del aro. Tras él, uno de los árbitros del encuentro da la auténtica perspectiva de su descomunal envergadura. Pero lo que más sorprendió fueron sus brazos y sus piernas, auténticos palillos, y lo escuálido de su cuerpo. La fotografía mostraba a un “fideo andante” sobre una cancha. Estábamos, posiblemente, ante la fisionomía más singular de la historia del baloncesto; parecía mentira que ese cuerpo pudiera jugar contra auténticas moles sin romperse en mil pedazos.

Meses después, el joven Manute aterrizaba por fin, tras un sinfín de avatares, en la mejor liga de baloncesto del mundo. Era el primer africano que lo conseguía. Su llegada a la NBA despertó el lógico interés de lo insólito. En octubre de 1985, en una de sus primeras comparecencias públicas, decenas de periodistas le asediaban y acribillaban a preguntas: “¿Le asusta el reto de enfrentarse a los mejores jugadores del mundo?”. “No me asusta nada –respondió con timidez-. Recuerdo que cuando era más joven tuve que cazar un león con mis propias manos”.

 Estas declaraciones agrandaron su leyenda, y contribuyeron a aumentar la fascinación hacia su figura y su historia personal, la de un joven llegado de un mundo lejano y salvaje que triunfa en el país de las oportunidades. Años después, el propio Manute Bol matizaría y pondría en su verdadera dimensión aquel episodio. Según su narración posterior, cuando tenía 15 años, en una de sus jornadas a campo abierto con el ganado, una de las vacas fue devorada por un león, algo que le atemorizó; por eso, los días siguientes llevaría consigo una lanza. Una de esas mañanas, encontró al león durmiendo bajo unos arbustos; sigilosamente, se acercó y le arrojó la lanza con todas sus fuerzas, acabando con la vida de la bestia. El gigante sudanés reconocería que de no haber estado dormido el fiero animal, no se hubiera atrevido a enfrentarse a él.